"... todavía quedan más pistas por descubrir."

domingo, 18 de diciembre de 2011

TIPOS DE MUERTE, CRONOTANATODIAGNÓSTICO E INVESTIGACIÓN MÉDICO LEGAL



De todos es conocido que en el ser humano no todos los tejidos u órganos mueren simultáneamente, esto da lugar a la existencia de una serie de conceptos como el de muerte celular, muerte somática, muerte real, muerte aparente, muerte cerebral, muerte súbita, etc.

Con este ensayo pretendemos desglosar cada uno de estos conceptos y así tener una visión más clara de los fenómenos que trae consigo el cese de la vida humana. En el mes de marzo del presente año publicamos un ensayo sobre los signos de muerte, pero no explicamos detenidamente cada uno de los términos que se mencionaron unas líneas arriba. Aunque se describió la investigación sobre la hora de muerte, o sea el cronotanatodiagnóstico, nuevamente retomamos el tema ya que va de la mano con los tipos de muerte. Así que sigamos adentrándonos en el maravilloso mundo de la Ciencia Forense.

TIPOS DE MUERTE

Muerte Celular: al detenerse los procesos de respiración y metabolismo de la célula, ocurre la muerte de los tejidos y a continuación sobreviene la autolisis por destrucción debida a la acción de las enzimas propias de la células que quedan libres al cesar los procesos vitales. Debido a las características inherentes a los diferentes tejidos, las células mueren en diferentes momentos de acuerdo a su vulnerabilidad a la falta de oxígeno. Por ejemplo, las células de la piel, huesos y tejido de sostén del cuerpo humano pueden sobrevivir horas, incluso días, mientras que las células del sistema nervioso central mueren en 3 a 5 minutos luego de la falta total de oxígeno. El único caso en que todos los tejidos del cuerpo pueden morir simultáneamente sería al momento de producirse una exposición a una explosión nuclear.

Podríamos pensar que una muerte producida por el efecto de explosivos convencionales también produciría la muerte celular simultánea, pero no es así, las células de los fragmentos del cuerpo humano pueden permanecer vivas durante minutos u horas.

Muerte somática: este concepto indica que la persona ha dejado de funcionar como individuo, de manera irreversible al cesar todas sus funciones vitales.

Muerte real: es la que tiene lugar cuando la circulación, la respiración y el sistema nervioso dejan de funcionar definitivamente.

Muerte aparente: es un estado en el cual los signos vitales no se pueden percibir fácilmente, por lo que puede considerarse fallecida a la persona. Un examen a fondo descubrirá que la víctima aún tiene vida, esto puede suceder en casos de enfermedad cerebrovascular, intoxicaciones, anestesia, etc.

Muerte cerebral: la totalidad o parte del sistema nervioso central puede ser destruida por efecto de traumatismos, hemorragias intracraneanas, intoxicaciones, fallo circulatorio, etc.

Cuando solamente la corteza cerebral está dañada (muerte cortical), en virtud de estar conservado el tallo cerebral, la persona queda en estado vegetativo persistente, ya que la respiración y la circulación se mantienen espontáneamente, este estado puede durar incluso años.
En el caso que el tallo cerebral también se encuentre irreversiblemente dañado y la circulación sólo pueda mantenerse mediante medios artificiales, se dice que la persona se encuentra en estado de muerte cerebral total. Este concepto es de especial interés para el trasplante de órganos.

Para considerar este estado deben tomarse en cuenta algunos requisitos, siendo estos: coma profundo, falta de respiración espontánea, diagnóstico de una condición que produjo daño cerebral irreversible, pruebas de diagnóstico que revelen muerte de la corteza y del tallo cerebral.

Muerte súbita: es la muerte que ocurre de forma brusca, inesperada en una persona aparentemente sana.

Muerte repentina: se le denomina así a la muerte que ocurre en forma brusca, en una persona de quien se sabe ya padecía una enfermedad aguda o crónica, que en cualquier momento podría conducir a la muerte.

DETERMINACIÓN DE LA HORA DE MUERTE (Cronotanatodiagnóstico)


Fenómenos físicos (enfriamiento)

Es un fenómeno espontáneo que se produce al morir el individuo, ya que la producción de calor cesa y la temperatura desciende paulatinamente, aproximadamente de 0.8 a 1 grado centígrado por hora en las primeras doce horas y después de 3 a 0.5 grados por hora en las siguientes doce hasta cumplir las 24 horas, según Bouchut. Lo anterior está sujeto a los agentes acelerantes o retardantes del enfriamiento como pueden ser: escasa vestimenta, época del año, caquexia, humedad o hemorragia previa a la muerte. Así como la fiebre al momento de la muerte o si el cadáver se encuentra ubicado en lugares calientes como un cuarto de calderas por ejemplo. En condiciones normales el cadáver iguala la temperatura ambiente después de las 24 horas (fórmula de Bouchut). Esta temperatura corporal del cadáver es un importante aliado del agente del Ministerio Público o del Médico Forense, ya que por medio de ella se puede determinar la hora aproximada de la muerte.

Livideces cadavéricas: también se conocen como manchas de posición. Consisten en la aparición de manchas de color rojo vino que se presentan entre las tres y cuatro primeras horas post mortem, alcanzan su máxima intensidad entre la sexta y octava hora y a partir de las 25 horas se fijan y no cambian de situación anatómica. Se localizan en las partes más declives del cuerpo, salvo en los sitios de apoyo. Este fenómeno está dado por la gravedad que ocasiona el escurrimiento de la sangre. El signo antes descrito puede no aparecer debido a una hemorragia externa severa o variar en su coloración debido a la intoxicación, como por ejemplo: son más claras cuando existe monóxido de carbono en la sangre.

Otro marcador o indicación del signo es la posición inicial del cuerpo. La tela glerosa corneal o signo de Stenon Louis es una opacidad en la córnea que se inicia aproximadamente a las 12 horas post mortem.

La deshidratación se presenta a partir de la octava hora post mortem. Esta dada por la evaporación del agua corporal que es alrededor de 10 a 15 gramos por kilogramo de peso corporal al día. Lo anterior se manifiesta por signos tales como la depresión de los globos oculares. La mancha negra esclerotical o signo de Sommer es una mancha irregular de color negro que se debe a la oxidación de la hemoglobina de los vasos coroideos y la deshidratación. Se presenta a partir de las 5 horas post mortem si los párpados se encuentran abiertos. Esta mancha se localiza a nivel de los ángulos externos del segmento anterior de los ojos y posteriormente aparece en los internos.

La desepitelización de las mucosas se presenta a las 72 horas post mortem y consiste en signos de deshidratación a nivel de las mucosas, siendo las más afectadas la región interna de los labios de la boca, escroto en el hombre y labios mayores en los genitales femeninos.

La momificación se presenta a partir del sexto mes post mortem y se inicia en partes expuestas donde exista poca agua y grasa, como son los pabellones auriculares, nariz y dedos. Se caracteriza por un desecado progresivo de la piel, la cual se adosa al esqueleto, toma el cadáver un color oscuro y la piel se torna dura y correosa. La momificación puede ser total o parcial. El clima seco y cálido favorece la aparición de la momificación, así como el suelo desértico. En el recién nacido se presenta por la poca cantidad de baceterias que puede tener el aparato digestivo.

La rigidez cadavérica se presenta a partir de las tres horas posteriores al fallecimiento y alcanza su máxima rigidez entre las 12 y 15 horas. Es importante mencionar que este proceso puede acelerarse en climas fríos. Así mismo empieza a desaparecer entre las 24 y 30 horas post mortem.

Este fenómeno químico inicia en orden cronológico por los músculos maseteros, orbicular de los párpados, nuca, músculos del tórax, miembros torácicos, abdomen y miembros podálicos. Desapareciendo la rigidez al iniciar la putrefacción y en el orden de inicio. El endurecimiento de los músculos se debe a la acción de degradación del ATP. Este proceso químico afecta a todos los órganos, siendo el corazón y el útero los últimos afectados.
La piloerección se presenta desde la tercera hasta las 12 horas post mortem.

La saponificación se presenta en un medio húmedo sin aire, que provoca que las grasas se conviertan en glicerina y ácidos grasos formándose jabones con calcio, potasio y sales. Aparece entre los tres y seis meses post mortem y se completa a los 18 o 20 meses.

Existen agentes microbianos que aceleran el proceso de putrefacción y este fenómeno cadavérico se inicia inmediatamente con la muerte, aunque también existen factores retardantes, que mencionaremos en seguida:

Factores acelerantes: clima tropical, terrenos abonados, sumersión en el agua, muerte por sepsis.

Factores retardantes: clima frío, uso de antibióticos ante mortem y el terreno desértico.

Los agentes microbianos que generan la putrefacción son principalmente Clostridum welchii, putridus gracilis y magnus. Proteus vulgaris, Coli putrificus, liquefaciens marnus y vibrión colérico

La putrefacción se divide en cuatro períodos:

1. Cromático.
2. Enfisematoso
3. Colicuativo
4. Reductivo

Los cuales están caracterizados por los siguientes signos de descomposición:

Mancha verde: es una mancha irregular de color verde, que generalmente aparece en la fosa iliaca derecha, cuando la muerte es por sumersión, aparece inicialmente en la cara y es debida a la transformación sufrida por la hemoglobina.

Red venosa póstuma: la red venosa que en el paciente vivo es de color rojo vino, en el cadáver es de color verde oscuro debido a la hemoglobina transformada. Y se hace notoria entre las 24 y 48 horas post mortem en el tórax y en los brazos debido a los agentes que distienden los vasos.

Infiltración gaseosa o enfisema: su localización más frecuente es la bolsa escrotal, mamas, párpados, labios y lengua. Se presenta a las 36 horas post mortem y es debida a la invasión del tejido conectivo por gas.

Flictenas púrpuras: son elevaciones de la epidermis que presentan en su interior líquido de trasudado y con gran cantidad de bacterias, aparecen después de las 36 horas post mortem.

Desprendimiento dermoepidérmico: este signo aparece secundario a la aparición de las flictenas, y está dado al romperse estas. Se da entre las 36 a 72 horas post mortem.

Distención abdominal: este fenómeno aparece entre las 24 y 48 horas post mortem y está dado por la formación de gases en el interior del intestino por la gran cantidad de bacterias que ahí se encuentran.

Los hongos se desarrollan en los cadáveres inhumanos, no así en aquellos que están expuestos al aire libre y al sol. Los hongos que se encuentran con mayor frecuencia son los del tipo Mucor, Penicillium y Aspergillus.

Investigación médico legal de la muerte

El hallazgo de un cadáver, con o sin señales de violencia, provoca el desarrollo de un proceso de investigación en los que interviene la policía, los fiscales del Ministerio Público, peritos en diversas disciplinas, investigadores y médicos forenses.

El levantamiento del cadáver

En el Código Procesal Penal de Guatemala señala en el Artículo 195: “Levantamiento de cadáveres: en caso de muerte violenta sospechosa de criminalidad, el Ministerio Público acudirá al lugar de aparición del cadáver con el objeto de realizar las diligencias de investigación correspondientes. Una vez realizadas, ordenará el levantamiento, documentando la diligencia en acta en la cual se consignarán las circunstancias en las que apareció, así como todos los datos que sirvan para su identificación. En aquellos municipios en los que no hubiere delegación del Ministerio Público, el levantamiento será autorizado por el juez de paz.”

El peritaje médico legal dentro del proceso penal guatemalteco


Se encuentra normado en el Código Procesal Penal (Decreto No. 51-92) en su sección cuarta “peritación”; donde estipula lo relativo a la procedencia, calidad de los peritos, obligatoriedad, impedimentos, excusa y recusación, orden del peritaje, temas, citación y aceptación del cargo, dictamen, ampliación, auxilio judicial y conservación de objetos, así mismo por el contenido de la sección quinta, “peritaciones especiales”, Artículo 238, autopsia, Artículo 239, lugares de autopsia, Artículo 240, envenenamiento y Artículo 241, peritación en delitos sexuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada